miércoles, 3 de septiembre de 2014

Crespones negros


Hoy me desperté y corrí hacia los prados verdes, llena de esperanza. Mi sonrisa plena, llena de alegría en el encuentro con los árboles.

Me dirigí al lugar donde se encontraba la razón de mi vida. Allí me extrañó verlo todo cubierto con crespones negros. Levanté un pico, despacio, y... me di cuenta que estaba muerto. Pero quise seguir sonriendo, hice como que no me había dado cuenta de nada.

Las apariencias se maquillan, pero yo sé que aquello estaba muerto.


Sakkarah

6 comentarios:

  1. No sabes cuánto te comprendo, a veces, es tan difícil aceptar la realidad que preferimos maquillarla para que no nos duela tanto.
    Cariños…

    ResponderEliminar
  2. Tienes mucha razón Oriana... :)

    Muchos cariños y besos, bonita.

    ResponderEliminar
  3. En ciertos momentos la verdad nos aterra saberla ,y deseamos con toda el alma que no fuera verdad.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es como dices, Jose; pero la verdad siempre se termina imponiendo y tenemos que aceptarla...

      Muchos besos.

      Eliminar
  4. beautiful blog kisses charles

    ResponderEliminar
  5. Que tétrico, pero a la vez un texto distinto.

    Un dulce beso muy vivo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...