jueves, 4 de septiembre de 2014

Ya no hay nada que me dañe...


Un río de plata aparece siempre queriéndome anunciar algo que piensa me interesa; pero a mi me gustan los ríos de agua cristalina y limpia.

A veces alguien intenta hacerte daño, de manera solapada, sin que se note...

No, ya no hay nada que me dañe. Sé dónde puedo ser feliz.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...