lunes, 27 de octubre de 2014

Caballos desbocados




Tu cuerpo esculpido como un dios de mármol,

Viril, emanando fuerza.

Brillan tus ojos al mirarme,

Fuego que me consume en instantes.

Adoro que tu barba roce mi piel,

Tiembla mi cuerpo al sentir tus manos en mi espalda,

Mientras mi ropa cae con la delicadeza de tus dedos.

Recorres mi vientre, revolviendo un mundo de sentimiento

Mi pelo se hace dócil a tus manos,

Siento tu ternura en mi cuello

Y tu fuerza que penetra en mí ser

Caballos desbocados dan forma hoy a las nubes.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...