jueves, 30 de octubre de 2014

Como el mar...




Tu cuerpo sobre mi se agita, como el mar…

En la profundidad te siento, como pez azulado

Comes mi boca, callas mis gemidos con un beso

Mis pies escalan tu cadera, te acaricio.

Nuestros cuerpos enredados, anudada el alma

La oscuridad es cómplice del amor, de esta suave danza.

Hoy, hay música en mi corazón.


Sakkarah

7 comentarios:

  1. Casi siempre la oscuridad es cómplice, tiene su encanto y sus riesgos. Abrazucos

    ResponderEliminar
  2. Agitada por sus olas sedientas de ti, con las mareas que desbordan en tus oirllas
    de sentirle,, de vivirle

    Besitos dulces

    ResponderEliminar
  3. Yo también lo he creído a veces, eso del alma anudada, pero suele ser un espejismo más de los muchos que hay por la vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, no siempre tiene por qué ser un espejismo...

      Muchos besos.

      Eliminar
  4. Cuando la sensualidad llega al alma, el nos cabe dentro y nos hacemos ola.

    Precioso.

    Besos

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...