miércoles, 8 de octubre de 2014

Un rayo veloz



La afrenta queda atrás, en el olvido; junto a ella las tinieblas. Ella camina a un lugar más claro. La noche se hizo día.

Todo pasó por su vida como un rayo veloz. Un diamante perdido y un trozo de carbón picado por el suelo.

Gana el que encuentre la paz. Una vela alumbra la confusión, pasan los miedos.

La gacela herida lame su herida, se incorpora, se prepara para correr, olvida.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...