jueves, 15 de marzo de 2018

Cosas raras que le pasaban a Heidi.



Heidi flotaba en una nube? ¿Es que acaso las nubes eran sólidas? ¿O por qué todos los protagonistas eran huérfanos? Heidi no tenía padres, Clara había perdido a su madre y Pedro vivía con su madre y su abuela.

Las cabras saltan. Y saltan mucho

Había un columpio colgado ¿de las nubes?

Heidi iba en mangas de camisa aunque viviera en los Alpes. Y si se abrigaba, era solo con una capa. Y a veces hasta iban descalzos

Y, aún así, nadie se ponía nunca enfermo: la única vez que Heidi tuvo que acudir al médico fue en Fráncfort

No hacía falta escolarizarse. Los niños se pasaban el día entre cabras

Una niña de cinco años se pasaba el día haciendo tareas de casa

La leche de cabra estaba buena y no hacía falta hervirla ni pasteurizarla

Y, de hecho, podían sobrevivir todos los días a base de pan, leche y queso. Y con eso bastaba

Clara podía moverse cómodamente por la hierba con la silla de ruedas

Y la pureza de las montañas conseguía levantarla de la silla. ¿Quién quiere médicos pudiendo respirar el aire alpino?

Podían dar vueltas, y vueltas, y más vueltas, y nunca se mareaban

Un montón de paja estratégicamente colocada puede ser una perfecta cama Y, tras dormir en ella, en una fría buhardilla y solo con un camisón, Heidi se levantaba tan feliz y contenta.



Fuente: Margarita Lázaro y María Porcel

12 comentarios:

  1. Que notables observaciones.
    Yo vi esa serie animada y además leí la novela en que se basa, en que pasa bastante de lo que cuentan los dibujos animados. Y no se me había ocurrido pensar nada de esto.
    Sospecho que se quiere demostrar que la vida natural de las montañas es más saludable que la de Frackfort.

    En la novela, el abuelo se termina convenciendo de llevar a Heidi a la escuela.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunas cosas son muy irreales, pero en la imaginación todo vale y los niños tienen un gran tesoro en ello :)

      Muchos besos, yo creo recordar que también leí el libro.

      Eliminar
  2. Es que así es el mundo mágico de los dibujos animados y algunos esconden otras cosas, como los de Disney.

    Más dulces besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, es un mundo aparte. Tengo que indagar acerca de lo que esconden los de Disney :)

      Muchos besos dulces.

      Eliminar
  3. Que bien se vive, con las cabras, se ha de estar como una cabra para vivir a la ciudad, pero somos tantos..
    Un abrazo Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, conclusión: que estamos como cabras :)

      Montón de besos.

      Eliminar
  4. Le preguntaré a mis hijas, yo no podía verla.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya me contarás :)

      Muchos besos, Juan.

      Eliminar
  5. Muy cierto todo lo que cuenta. Ahora tenemos unas comodidades que antes no había... los inviernos en los pueblos eran muy, muy fríos y no teníanos mucha ropa de abrigo.
    De todas formas los ilustradores cuentan con sus recursos por hacer sus dibujos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy cierto que antes no se abrigaban tanto.

      Montón de besos.

      Eliminar
  6. Me encantaba esa serie y la verdad es que ahora después de leerte me "acompleja" un poquillo lo floja que soy ante el frío y otras incomodidades por las que pasaba Heidi tan felizmente.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo soy más floja aún :)

      Muchos besos, Charo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...