sábado, 30 de junio de 2018

Inventor del sándwich



El sándwich es quizás el alimento más unificador y universal del mundo. Si bien es más popular en Estados Unidos, donde casi es venerado, el inventor del sándwich (o eso dice él) es en realidad británico y, cómo no, se llamaba el Conde de Sandwich.

John Montagu nació hacia 1718, en Gran Bretaña. A la edad de tan solo 10 años, sucedió a su abuelo, el Tercer Conde de Sandwich, y se convirtió en el Cuarto Conde de Sandwich.

Su vida, como buen Conde, no fue muy difícil. Como la mayoría de los nobles británicos de la época se casó, tuvo una amante -o varias- y pocos problemas. Las islas Hawái fueron bautizadas el 18 de enero de 1778 como islas Sándwich por el capitán James Cook, en tributo a nuestro protagonista. John Montagu apoyó en gran medida la exploración del Pacífico, conducida por James Cook, dándole el dinero necesario para construir cuatro embarcaciones, con las cuales encontró no solo las islas Sándwich, sino también la Isla Montagu. Pero es más recordado por “inventar” el sándwich. Al menos, según él.

Según cuenta la historia, John Montagu era un ferviente jugador de cartas. Durante los juegos, particularmente largos, al conde le apetecía comer, pero obviamente no quería dejar la partida. Por lo tanto, pensó en un “alimento de conveniencia” que lo mantuviera en la mesa. Así, el sandwich nació.

El primer sándwich que preparó Montagu fue de carne de vaca salada entre dos rebanadas de pan tostado, y es probablemente la primera versión del sándwich moderno tal como lo conocemos. Parece ser que la inspiración le vino después de visitar el Mediterráneo y Europa del Este y ver a personas usando panes de pita con ingredientes en su interior.

Al regresar a casa, Montagu transfirió la idea a ingredientes británicos fácilmente disponibles, como carne de vaca salada y pan de trigo. En poco tiempo, sus socios de juego comenzaron a emularlo, y pronto se refirieron al especial como “el sándwich”, y así quedo el nombre para los restos.




Fuente: https://hdnh.es

7 comentarios:

  1. Y desde entonces nos hemos comido millones de sándwich, siempre está bien saber la historia de las cosas muchas gracias y a cambio te mando mi abrazo y buenos deseos

    ResponderEliminar
  2. Conocía algo de la historia, pero tu la has redondeado mejo y completa, muy buena entrada.
    saludos.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  3. Hola Sakkarah , vaya con el conde anda que le dio por ponerse unas cuantas sardinas , que que carne de vaca nada menos , la verdad es que la carne de vaca con unas cuantas hojas de lechuga y un tomate , y una buena jarra de cerveza , te pegas una merendola que paquee , (Bromas a parte lo de las islas de sandwich , yo me creia que era por otra cosa , no por el nombre del duque ) una entrada muy amena , te deseo una feliz noche , besos de Flor.

    ResponderEliminar
  4. Sin sospechar siquiera del alcance de su invento, ni poder capitalizarlo como hubiera sido en nuestros días.

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
  5. y aquella idea de comer mientras se juega, la mantienen, por ejemplo, los locales de tragamonedas, que invitan a tomar un café con diversos bocaditos a los jugadores, mientras ven perder todo su dinero, quedándose incluso dos o tres días seguidos sin salir del local.

    como puede verse, el legado del cuarto conde de sandwich fue mucho más allá de sólo crear un par de rodajas de pan con carne y vegetales en medio.

    besos y feliz inicio de semana.

    ResponderEliminar
  6. En algunos momentos es muy cómodo. Pero un buen bocadillo con pan crujiente de jamón serrano y tomate...
    Besossss

    ResponderEliminar
  7. O sea que ni siquiera fue su idea, lo vio en a unas personas, cuyo nombre quedó perdido para la historia. O sea que eso que comemos pudo haber tenido cualquier otro nombre.
    Interesante historia.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...