martes, 26 de junio de 2018

Titanic


Alfred Gwynne Vanderbilt I. era miembro de una rica familia de empresarios americanos conocidos por su filantropía. Él y su esposa tenían billetes para el viaje inaugural del Titanic pero el día 9 de abril, antes de que partiera, cambió de opinión repentinamente. Un miembro de su familia había tenido una corazonada y se opuso rotundamente a que subieran al buque.
Uno de los empleados de Alfred Gwynne Vanderbilt I, sí se embarcó como pasajero, en la segunda clase, y murió cuando se hundió el Titanic.
El millonario americano se salvó de la muerte en el Titanic, pero su destino lo llevaría a una muerte a bordo del RMS Lusitania. En 1915 un submarino alemán provocó una explosión que hundió el barco. La explosión no lo mató pero en el agua decidió entregar su chaleco salvavidas a una mujer que cargaba a su hijo en brazos. Varias personas fueron testigos de su última y generosa acción.


Fuente: http://eldesvansecreto.blogspot.com


4 comentarios:

  1. ¿Fueron agradecidos con ese pariente?
    Que heroico resultó ser ese millonario.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. No somos Dioses, solo juguetes en sus manos..
    Creamos pues en la intuición.
    Siempre vas detrás cuando persigues al destino..
    muas
    S

    ResponderEliminar
  3. Un gesto que le honra y que le costó la vida. ¡Directo al cielo! Cuantas anécdotas alrededor del Titanic, esta no la conocía. Buenas noches y buenos sueños

    ResponderEliminar
  4. Es curiosa la historia de este hombre, leí que fue una de las diez personalidades que no embarcaron en el Titanic, y se salvaron, aunque parece que su destino era morir ahogado. Precioso y ejemplar forma de hacerlo en favor de la madre y su hijo..
    Un abrazo carmen..

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...