viernes, 7 de septiembre de 2018

...


El calor repentino, de un sol que juega con los días, me arropa. La vida puede ser dulce como la fruta, y puede encontrarme el buen humor. Antes que llegue el invierno ha de hervir el corazón para derretir las nieves.

Me despojaré de esta desconocida que se ha apoderado de mi, para volver a ser la misma de siempre. Todas las estancias quedaran ventiladas, y el corazón latirá en secreto, con una fuerza extraña.


Sakkarah
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...