jueves, 4 de octubre de 2018

EL BAUTIZO (Relato de los jueves)

Este jueves lleva la convocatoria Juan Carlos Celorio. Nos ha propuesto hablar sobre ritos iniciáticos. 

Aquí os dejo el mío. Otros relatos los podréis leer en su blog: ¿Y qué te cuento)




Se dice que Dios hizo el mundo. Yo pienso que a la vez que hizo al hombre, creo las suficientes cosas, para que a nadie le faltara nada; pero...algo hizo mal. Lo organizó como si fuera un bautizo, y tiró los bienes como el que echa después los caramelos.

Allí estábamos todos, pero los más fuertes, los más egoístas, los más astutos, arramplaban con los caramelos a puñados enormes. Otros...con menos suerte buscaban como sabuesos la pista de un solo dulce.

Después vinieron las bebidas. Gaseosa de poder. Todos los vasos repletos, pero con tanto empujón, a ver a quién le quedaba algo en el. Así fue que sólo los más fuertes, con su estructura de granito, se bebieron todo, y los otros quedaron con la lengua fuera para pegar los sellos de las instancias.

Lo más curioso del caso, es que al día siguiente los que no bebieron, ni comieron, se llevaron la resaca.



Sakkarah








                             

27 comentarios:

  1. Me has hecho recordar los antiguos bautizos donde como bien dices los caramelos a la salida del evento eran la locura de los niños ..aún hoy en algunos pueblos de nuestra geografía se sigue esa tradición o ritual .Un abrazo y feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, antes se hacía así. En los pueblos, se hace aún algunas veces. Muchos besos.

      Eliminar
  2. Dios hizo algunas cosas regular y es porque se distrajo bañándote a ti con la gracia y el salero que rebosas. Mas original imposible. Aplausos y abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, ya hubiera querido yo, ya, jajajaja

      Un beso enorme, preciosa.

      Eliminar
  3. Así parece que fue, lo malo es el que bautizo se ha hecho largo. Muy creativo tu ritual.

    Dulces besos para ti.

    ResponderEliminar
  4. A veces demasiado derroche en los banquetes, se da mas valor que la celebración en si.

    Besos,preciosa.

    ResponderEliminar
  5. Muy lúcida esta analogía que presentás. Representa acertadamente a algo muy real, lamentablemente.
    Creo que también es acertado el elogio que te hacen un par de comentarios atrás.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dios parece bastante incompetente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. curioso, pero subyace una idea darwinista en vuestro relato: los mejores adaptados siempre prevalecen.

    es una suerte que no estemos en la edad media. te hubieran quemado viva por esa idea evolucionista.

    besos.

    ResponderEliminar
  8. Es un bautizo real. Dice un refrán que quien tiene padrino se bautiza. Sí, quien nace en el seno de una familia pudiente y poderosa, acaba por triunfar o por no pagar con comportamientos indeseables. La resaca la pagamos los pobres y las clases medias. Sin dudarlo.

    Relato muy bien tramado. Un beso grande y feliz viernes

    ResponderEliminar
  9. Brillante y humoristica manera de mostrar lo que es la vida.
    Y lo has hecho sin necesitar biblias, capítulos ni versículos, Apoyándote solo en la vivida realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ya se sabe, lo que para unos es fiesta para otro es tortura.
    Unos se llevan la fama y oros cardan la lana.
    Así pasa en la vida.

    Un beso enorme y gracias por la contundencia de este relato :-)

    ResponderEliminar
  11. Jajaja Qué grande, mi querida amiga… Buenísimo!! Maravillosamente creativo y original. Me ha encantado esta otra faceta tuya; magnífica analogía!

    Abrazos y cariños, y muy feliz finde, mi preciosa Carmen 💙

    ResponderEliminar
  12. de pequeño tenía una conciencia muy escrupulosa, pensaba que era pecado hasta estornudar, como quien dice. y aunque Dios esté en todas partes, ahora pienso que tenía que estar demasiado ocupado con los gobernantes que causan guerras y miserias, como para fijarse en mis minucias.
    besos!!

    ResponderEliminar
  13. Como la vida misma, estas rebosante de imaginación y creatividad.

    Me encantó.

    ResponderEliminar
  14. Que bien has explicado en este relato la triste realidad de los que abusan de su fuerza y que encima la "resaca" siempre se la cargan los débiles.Besicos

    ResponderEliminar
  15. Iba a escribir sobre un bautizo, pero los que recuerdo eran todo un "detrás", la preparación de la monumental fiesta, el ropón que debía ser magnífico, la iglesia perfectamente arreglada y todos los invitados, el ritual del bautizo generalmente duraba alrededor de diez o quince minutos y se hacía muy temprano, luego la celebración era de noche, una fiesta de adultos y el chiquitín resguardado en su habitación, si bien lloraba o lo despertaba la música tan alta, pues se perdía con el ruido, ahora las cosas van cambiando, la celebración se hace de día y con el niño presente.

    Muy buen relato, Carmen, maravillosa tu imaginación, un beso

    ResponderEliminar
  16. Pues parece que haya escrito yo está relato tan misántropo, tan cierto y en el que no veo el rito a no ser a los joputas de siempre machacando al débil.
    Besos

    ResponderEliminar

  17. Toda una oda humorística para este ritual tan antiguo. Ironías de la vida, muy bien planteadas.
    Un abrazo, feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  18. Para que queremos analistas politicos si estas tu? Y es que lo has bordado. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado tu símil, el reparto nunca es a partes iguales y en los bautizos ya se sabe...

    Mil besitos preciosa y feliz finde ♥

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno ! En mi pueblo eso de tirar los caramelos a la multitud y que cada uno recoja lo que buenamente pueda se llama “a la repañina “ y claro, al final, como todo en la vida, el más fuerte se lleva la mejor parte.
    Un placer leerte
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Pues sí, es una buena metáfora. Allí estaba todo, repartido libremente y algunos no respetaron la libertad de los otros, el afán de poseer y mandar generó unas desigualdades que el tiempo no hizo sino agrandar.
    Muy bueno.
    Muchas gracias por participar. Besos

    ResponderEliminar
  22. También la fastuosidad de la ceremonia acaba siendo más importante que el contenido. ¿Lo espiritual?. bien gracias. Muy bien planteado tu relato, Sakkarah.
    No se adonde fue a parar mi comentario, fuiste de las primeras que comente. Por eso usualmente regreso a dar un vistazo, por las fallas del blog.
    Un abrazo y buenas noches.

    ResponderEliminar
  23. Es una recreación de la creación, paralelismos incluidos, imaginativa y graciosa... no sé si Dios dejó maná para que nos alimentáramos todos en este perpetuo éxodo a ninguna parte, lo que si sé es que todo lo que dices de los fuertes a la hora de atrapar los caramelos que tira el padrino (en mi pueblo, seguro que es un localismo, pero no falto de precisión, lo llamamos robatina, así que nuestra imaginación va por donde la tuya) es tal cual dices... este mundo no está organizado en base a la fuerza y al poder que da la misma y los desalmados que la tienen ejercen sin piedad...

    Lo que no sé es por qué Dios, si su omnisciencia es infinita, su amor es infinito, y su omnipontencia es infinita (no sé si conoces la paradoja de la omnipotencia de Dios) según creencias o enseñanzas envueltas en religiones varias, no previno o sí... este resultado a la hora de administrar nosotros los preciados bienes que él nos suministraba...

    ¡Qué difícil es postular sobre este tinglado del bien y del mal...!, pero tu historia me ha hecho pasar un buen rato que me ha arrancado una sonrisa y transportado mentalmente a mi infancia afanándome en pillar algún caramelo y alguna moneda, si el padrino era generoso y no tacaño, en esas "robatinas" postceremonia religiosa que tenían lugar en la puerta de la iglesia de mi pueblo...

    Abrazo

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...