miércoles, 3 de octubre de 2018

Mar o Montaña. Iniciativa de Ginebra Blonde.

Ginebra, una vez más, nos hizo una propuesta "Mar o Montaña" Nos dio pautas para cosas que teníamos que incluir, etc.

Yo os dejo aquí lo que me salió...

Muchas gracias Ginebra pro tu generosidad.

Si queréis leer más relatos lo podéis hacer en su blog: Paraíso de letras




Salí a la montaña, deseaba encontrar un lugar tranquilo, perderme en sus bosques… Amaba las aves, disfrutaba con sus trinos. Había escuchado que podía encontrarme con los lobos, pero no les temía; pensaba que eran animales nobles con mala prensa para el hombre.

Vi pasar a los guardabosques en su todoterreno, el lugar parecía vigilado. Anduve mucho, antes de decidirme a reposar bajo los árboles, quizá podía estar perdida, pues nunca me oriento demasiado bien y no llevaba brújula, ni mapa de la zona.

El aullido del lobo se dejó oír, penetraba en el alma, es como si existiera una conexión entre ellos y yo. Recordé varias leyendas en que una loba amamantaba unos bebés. No podía ser malo un animal que se apiadaba así de unos recién nacidos. Por segunda vez se dejó oír el aullido, esta vez estaba más cercano. La piel se me erizaba en la espera...

Ante mis ojos, un lobo blanco, esplendido. Era hermoso y él lo sabía, orgulloso de su raza, me desafiaba con la mirada. Fueron unos momentos de tensión, inolvidables. En instantes vinieron a mi memoria, esos recuerdos guardados tan celosamente, aquél hombre con alma de lobo, que respetaba mis leyes con delicada paciencia, aquel amor extraño y único que viví...

Recordé que malo es el miedo, como te aparta de lo que amas, como te quita los instantes más maravillosos de la vida. Sí, tuve miedo, ese sentimiento que hoy ya no conozco.

La vida pasa, no hay vuelta atrás y el miedo después te lleva al arrepentimiento.

Cerré los ojos y reviví cada escena grabada a fuego en mi alma, tanta ternura que recibí... Una cuerda abandonada en el campo me hizo volver a la realidad al rozarme y al abrir los ojos de nuevo, aquel lobo blanco merodeaba a mi alrededor, ahora sus mirada era de curiosidad.

Me levanté, y sin rumbo fui de compañera a su lado. Por una vez iba a permitir que la vida me sorprendiera, iba a sentirme libre, sin pensar en nada más que en aquel compañero de pelaje blanco níveo, que se hizo cómplice con su mirada.


©Sakkarah


14 comentarios:

  1. Un relato con tono reflexivo. Me ha gustado mucho tu participación y como has resuelto el uso de la propuesta.

    Dulces besos.

    ResponderEliminar
  2. Un relato atrevido porque la metáfora que encierra es valiente, podemos pensar sobre ello y hasta sacar conclusiones. Buenas noches preciosa y un abrazo blanco

    ResponderEliminar
  3. un lobo con suerte... aunque ella no se queda atrás.

    interesante relato.

    besos.

    ResponderEliminar
  4. No hay vuelta atrás, no..., en fin...

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. La noche, el bosque, la sensación de estar a merced d ela naturaleza hace reflexionar sobre el propio miedo. Ese lobo blanco como punto de inflexión me ha encantado.

    Un abrazote, Dulce

    ResponderEliminar
  6. Una introspección al sentir, a la calma... El miedo es muy suyo: O nos lleva por el camino del todo lo puedo o nos acoquina y nos deja paralizados.
    La curiosidad de un lobo blanco fue el punto de partida para también hallarse un poco ella.
    Me ha gustado y diría, sin miedo a error, que podrías haber escrito tres veces más porque te sentías muy cómoda haciéndolo.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  7. Un precioso relato , me has hecho imaginarte en esa montaña saboreando a esos pájaros y sobre todo sentir ese miedo que te hace como has dicho no vivir momentos inolvidables ..,
    La reflexión que nos dejas es para tomarla en cuenta así pues que decir me encanto .
    Gracias guapa y un besote grande y te deseo un feliz jueves.

    ResponderEliminar
  8. Un bello y "franciscano" escrito, que intenta romper tabúes y que se incardina bellamente con el amor.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  9. Un relato con un toques marcadamente mitológico, ella tenía una especial conexión, capaz de llegar a un ser peligroso aunque noble. Para parecer revelarse que el lobo era un hombre lobo o un lobo hombre.
    Y creo que ella todavía siente miedo, el miedo que la ha hecho huir a los guardabosques, que siguen siendo humanos aunque estén con la naturaleza.
    Cuanta inspiración a partir de la propuesta de Ginebra.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. en efecto, los lobos lo que tienen es mala prensa. son muy bellos y muy inteligentes, no hay más que ver la perfecta organización de sus manadas. también hay lobos solitarios, con los que yo me identifico un poco...
    muy bonito relato. besos, carmen!!

    ResponderEliminar
  11. Agradecerte de nuevo tu magnífica participación, mi querida amiga. Tus letras nunca dejan indiferente, en esta ocasión, bello, reflexivo, y con un gran mensaje implícito…

    Un abrazo enorme, y muy feliz tarde, preciosa 💙

    ResponderEliminar
  12. Un hermoso relato, Sakkarah. Descubristes así que tu principal animal de poder era el Lobo. Dicho de otro modo, la figura del Lobo era parte de tí, y te servio espiritualmente para liberarte del miedo. Me encanto!
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Precioso relato y enternecedora conexión de lobo y humano......yo salgo corriendo ante un lobo.Besicos

    ResponderEliminar
  14. Un relato muy bonito... yo he visto almas... y he mirado a través de ellas a cada uno. Me ha encantado, mi querida amiga.

    Mil besitos para ti y feliz día ♥

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...