lunes, 12 de febrero de 2018

Carta de Beethoven a su amada inmortal.



Mi ángel, mi todo, mi yo... ¿Por qué esa profunda pesadumbre cuando es la necesidad quien habla? ¿Puede consistir nuestro amor en otra cosa que en sacrificios, en exigencias de todo y nada? ¿Puedes cambiar el hecho de que tú no seas enteramente mía y yo enteramente tuyo? ¡Ay Dios! Contempla la hermosa naturaleza y tranquiliza tu ánimo en presencia de lo inevitable. El amor exige todo y con pleno derecho: a mí para contigo y a ti para conmigo. Sólo que olvidas tan fácilmente que yo tengo que vivir para mí y para ti. Si estuviéramos completamente unidos ni tú ni yo hubiéramos sentido lo doloroso. Mi viaje fue horrible... 

Alégrate, sé mi más fiel y único tesoro, mi todo como yo para ti. Lo demás que tenga que ocurrir y deba ocurrir con nosotros, los dioses habrán de enviarlo... 

Tarde del lunes... Tú sufres. ¡Ay! donde yo estoy, también allí estás tú conmigo. Conmigo y contigo haré yo que pueda vivir a tu lado. ¡¡¡Qué vida!!!

¡¡¡Así!!! Sin ti... perseguido por la bondad de algunas personas, que no quiero recibir porque no la merezco. Me duele la humildad del hombre hacia el hombre. Y cuando me considero en conexión con el Universo, ¿qué soy yo y qué es aquél a quien llaman el más grande? Y sin embargo... ahí aparece de nuevo lo divino del hombre. Lloro al pensar que problablemente no recibirás mi primera noticia antes del sábado. Tanto como tú me amas ¡mucho más te amo yo a ti!... ¡Buenas noches!
En mi calidad de bañista, debo irme a dormir. ¡Ay, Dios! ¡Tan cerca! ¡Tan lejos! ¿No es nuestro amor una verdadera morada del cielo? ¡Y tan firme como las murallas del cielo!

Beethoven

16 comentarios:

  1. Está tranquila, quiéreme. Hoy y ayer ¡cuánto anhelo y cuántas lágrimas pensando en ti... en ti... en ti, mi vida... mi todo! Adiós... ¡quiéreme siempre! No desconfíes jamás del fiel corazón de tu enamorado Ludwig. Eternamente tuyo, eternamente mía, eternamente nuestros."
    Precioso no.. Gracias por traerlo, Un abrazo Carmen..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es precioso un amor así...

      Muchos besos, Llorenç

      Eliminar
  2. Cuanta intensidad de sentimientos como no podía ser menos en tan celebrado compositor. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, tuvo que tener muchas sensibilidad para componer...

      Muchos besos.

      Eliminar
  3. Yo he estado en poco cielos, así que las murrallas no recuerdo cómo eran de grandes.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues en esos momentos serían enormes... :)

      Muchos besos, Amapola.

      Eliminar
  4. Una preciosa carta de amor...
    Gracias por compartirla.
    Besoss

    ResponderEliminar
  5. Esta claro que el Whatsup el Facebook y todas esas tonterías han roto un poco el encanto de lanzar cartas al aire y esperar la respuesta...

    Al parecer el nombre de la destinataria nunca fue conocida, lo que da otra dimensión a estas misivas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, no fue conocida, es un misterio :)

      Sí, era bonito escribir cartas y esperar al cartero...

      Un beso.

      Eliminar
  6. Ya entonces los lunes eran insoportables hasta para Ludwing Beethoven.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, es mal día, aunque para mí es peor el domingo...

      Muchos besos, Juan.

      Eliminar
  7. Cuanta pasión tenía ese hombre, que tanto ha dado con su música.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es bonito ser apasionado...

      Muchos besos, Demiurgo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...