viernes, 4 de mayo de 2018

...



El camino era zigzagueante y polvoriento. Daba miedo pensar en irse una de las curvas abajo. Me daba terror, pero a la vez pensaba que si sucedía, al menos lo haría con él. El paisaje agreste y seco, solitario.

Al fin llegamos ante ese montón de desnudas piedras que se alzaban vigilantes. Lo primero que pensé fue en la forma tan adusta de vivir que tuvieron los antiguos. El tenía que explorarlo todo, con esa mirada que nunca pierde un detalle. No pude acompañarle, de lo cual luego me arrepentí. Tardaba, y yo temía que algo le hubiera pasado. Decidí sólo esperar un poco más, si no entraría. Si a él le pasaba algo, ¿qué me importaba a mi la vida?. Sólo habían pasado unos instantes cuando le vi aparecer. Siempre estaba sonriente, siempre era paciente.

Los momentos que siguieron, no sabría expresarlos con palabras. Pero el inoportuno móvil, aún sin sonido, nos atormentó con ese ruido sordo del vibrador.


Sakkarah

10 comentarios:

  1. Hola amiga me alegro de volver a leerte espero que todo haya ido bien y desde luego hay que ver el dichoso móvil que inoportuno diosss ajjajajaj me gusto la imagen y tus letras.
    Un besote grande muakkkk.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me alegra mucho volver a verte.

      Jajaja, el móvil si puede ser inoportuno :)

      Un beso grande, grande.

      Eliminar
  2. me alegra que hayas regresado, carmen! los móviles nos hacen la vida más fácil, pero en ciertos momentos de intimidad pueden ser un poco inoportunos.
    besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y a mi me alegra verte :)

      Sí, hacen la vida fácil, pero todo no puede ser bueno :)

      Un beso muy grande.

      Eliminar
  3. ¿Pero había cobertura? Espero que tus gestiones no se hayan visto interrumpidas por un móvil. Abrazosss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, creo que en este caso, mejor no la hubiera habido :)

      Mil besos, guapa.

      Eliminar
  4. Es una historia real? porque la cuentas como si la hubieras vivido, aunque el móvil también descolocó al final.

    Dulces besos y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y qué habría sucedido si el móvil no hubiera llegado a vibrar? Quizás nunca lo sabremos...
    Muchos besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, vete tu a saber...

      Muchos besos, montones.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...