viernes, 11 de mayo de 2018

Los mil perros



Cuenta la historia que hace mucho tiempo, en un pequeño y lejano pueblo, había una casa abandonada.
Cierto día, un perro callejero, buscando refugio del sol, logró meterse por un agujero de una de las puertas de dicha casa.
El perro subió lentamente las viejas escaleras de madera. Al terminar de subir se topó con una puerta entornada; lentamente se adentró en el cuarto y para su sorpresa, se dio cuenta que dentro de ese cuarto había 1000 perros más observándolo tan fijamente como él los observaba.

El perro, entusiasmado, comenzó a mover la cola y a levantar sus orejas poco a poco, y, curiosamente, los 1000 perros hicieron lo mismo. Posteriormente sonrió y le ladró alegremente a uno de ellos. El perrito se quedó sorprendido al ver que los 1000 perros también le sonreían y ladraban alegremente con él.
Cuando salió del cuarto se quedo pensando para si mismo:

- ¡Que lugar tan agradable!. ¡Voy a venir mas seguido a visitarlo!.

Tiempo después, otro perro callejero entró a la misma casa y se encontró en el mismo cuarto. Pero, a diferencia del primero, éste, al ver a los otros 1000 perros en el cuarto, se sintió amenazado, ya que lo estaban mirando de una manera agresiva. Posteriormente empezó a gruñir, e imediatamente vio como los 1000 perros le ladraron también a él del mismo amenazante modo.
Cuando este perro salió del cuarto pensó:

- ¡Que lugar tan horrible es este!. ¡Nunca mas volveré a entrar allí!.

En la fachada de dicha casa se encontraba un viejo letrero que decía:

"La casa de los 1000 espejos"



Moraleja: No somos responsables de la cara que tenemos, somos responsables de la cara que ponemos. Y, no cabe duda que, recibimos lo que damos.

El primer perro era amable y al ver su reflejo en el espejo, los perros que veía también eran amables ya que eran su reflejo y actuaban como el perro actuaba, el segundo perro era agresivo, por tanto los perros que veía lo eran, la cuestión es que nos trataran como tratemos a los demás, si damos cortesía eso es lo que obtenemos, si damos maldad eso sera lo que recibamos.

Desconocido

20 comentarios:

  1. Bonita historia la que nos traes esta noche de viernes , que verdad es siempre hay que proyectar lo mejor de nosotros pues ello nos lo devolverán en buena acciones ..Es un buen ejemplo la cara no las podemos cambiar pero si el gesto ..
    Un brazote grande muakk

    ResponderEliminar
  2. Sé como el perrito feliz y curioso que, con su reflejo, logró tener una experiencia hermosa en la casa de los mil espejos. Sonríe a la vida y comprarás papeletas para que esta te devuelva la sonrisa. No olvides que la genética te ha dado la cara que tienes, pero que tú eres responsable de la que pones, como bien nos dices.
    Pero esto es muy fácil de decir para una niña tan linda como tú, quien pudiera gozar de ver tu imagen reflejada en mil espejos...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que las cosas no sean fáciles, no quiere decir que no se deban intentar... Y es cierto que muchas cosas si dependen de nuestro talante ante ellas.

      Todo cuesta, pero todo lo que sea mejorar hay que intentarlo.

      Muchos besos, Pitt

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo, muy buena historia. Lo que se siembra, se recoge.
    Una sonrisa lleva a otra sonrisa.
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Normalmente pienso que es así... :)

      Montón de besos.

      Eliminar
  4. Ser amable es más importante que tener razón. Nunca somos demasiado mayores para un achuchón de buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí, que al fin y al cabo tener razón o no, no es tan importante para dos días que vivimos...

      Muchos besos, guapa.

      Eliminar
  5. Tiene su gracia.
    Claro que al segundo perro se le puede perdonar porque los caninos no suelen leer. Se destacan por percibir rastros más allá de la imaginación de los humanos. Pero no por leer.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues por eso le disculparemos :)

      Muchos besos, Demiurgo.

      Eliminar
  6. Somos lo que proyectamos y recibimos aquello que damos. Un principio básico de la convivencia humana, aunque el ejemplo sea con perros.

    Dulces besos y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así pienso, Dulce, llevas toda la razón.

      Dulces besos.

      Eliminar
  7. Hola Carmen, magnifica reflexión y que tiene toda la razón, debemos por lo menos intentar proyectar esa imagen positiva dentro de lo posible, aunque a veces por mucho que no queramos, nos pasa lo que al segundo perro:), otra cosa es también, la gente que de cara a los demás da una imagen amable y por detrás es un cardo borriquero, aparentar lo que no es.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, eso ya sería falsedad :) Pero tratando bien, lo normal es que te suelan tratar bien, aunque siempre hay escepciones.

      Muchos besos, guapa.

      Eliminar
  8. Nunca des nada por inamovible, con una sonrisa se puede.
    Didactica entrada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Excelente! Un simple pero perfecto relato que invita directamente a una clara reflexión.
    Que más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nos hace reflexionar :)

      Montón de besos, Navegante.

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...